Lapsus Lingüe

Anécdotas y curiosidades sobre la lengua inglesa

Lapsus Lingüe en libro

Ya está a la venta el libro recopilando todos los artículos aparecidos en la web. Puedes adquirirlo en formato físico o ebook en:

http://www.lulu.com/shop/pepe-bermejo/lapsus-lingue/paperback/product-20709548.html

http://www.lulu.com/shop/pepe-bermejo/lapsus-lingue/ebook/product-20710345.html

Lapsus Lingue

22 febrero 2013 Posted by | Lengua | Deja un comentario

Deadly Inheritance

Hoy voy a traicionar el espíritu de esta modesta columna y no les voy a hablar de ninguna anécdota o curiosidad relacionada con la lengua inglesa. Hoy les voy a hablar de un proyecto del que me siento tremendamente orgulloso. Este proyecto se llama Deadly Inheritance. ¿Qué es Deadly Inheritance?. Es un mediometraje que han escrito y protagonizado mis alumnos de 2º de Bachillerato que durante este año académico han cursado la asignatura optativa de nueva creación Comunicación Oral en Lengua Extranjera. Como habrán adivinado, se trata de una asignatura eminentemente práctica y que además abarca un amplio espectro, ya que la comunicación oral pude ser debatir sobre un tema, hacer una presentación o, como ha sido el caso, escribir e interpretar una película.

El proyecto surgió a mediados del primer trimestre cuando les propuse a los alumnos como trabajo de clase diseñar una serie de televisión. Tenían que inventarse el argumento de la serie, los personajes e incluso escribir los diálogos para el primer episodio. Aquella idea les encantó y se pusieron manos a la obra. Mientras realizaban el trabajo, se me ocurrió que resultaría más interesante que en vez de exponerlo en clase, lo representaran como una obra de teatro. Así se lo comuniqué y se mostraron aún más entusiasmados. Al finalizar la etapa de escritura, nos trasladamos al salón de actos para empezar con los ensayos. Allí  me di cuenta de que una obra teatral y además en una lengua que no es la propia, podía presentar dificultades de montaje y reducir la capacidad de improvisación. Así que dí un paso más y les dije que en lugar de obra de teatro, lo íbamos a rodar, con las ventajas que conlleva un rodaje: grabar escenas cortas, posibilidad de repetir tomas, etc.

La idea del rodaje fue más allá cuando decidimos aprovechar el entorno para hacerlo aún más interesante. Ya que rodábamos sobre el escenario del salón de actos y éste tiene una cortina azul en el fondo, utilicé un programa para eliminar el fondo azul y superponer fondos simulados en función de la localización de la escena.  Es una técnica profesional llamada Chroma Key pero  hecha sin los medios adecuados. Por tanto, el resultado final no es visualmente una maravilla, ya que la iluminación no era la correcta y el sonido es el ambiental, pero, tal como dije en la presentación el pasado viernes 21, lo importante es ver a los alumnos en pantalla representando (y muy bien, por cierto) una historia que ellos mismos han creado.

El resultado fue mejor de lo esperado: el salón de actos lleno, los padres encantadísimos con el trabajo realizado y servidor con una mezcla de alegría por el reconocimiento y tristeza por no haber podido compartir el trabajo con más gente.

Por esa razón, hoy despido la temporada regalándoles dos vínculos. Por un lado, el del blog en el que hemos ido reflejando todo el trabajo desde el principio y por otro la película tal como se ha estrenado, en versión original subtitulada para que todo el que la vea la pueda entender.

Si les apetece véanla y disfrútenla, pero sobre todo tengan en cuenta que no deja de ser un trabajo de clase hecho con mucho esfuerzo, dedicación y cariño.

Blog de producción: http://colefilm.wordpress.com

Película: http://adf.ly/QDILR

Saludos y hasta pronto.

23 mayo 2010 Posted by | Lengua | Deja un comentario

Senafei

Cuando se aprende una lengua extranjera, una parte importante de este aprendizaje consiste en hablarla y la mejor manera para conseguir una pronunciación aceptable es oir mucho e intentar imitar los sonidos. A mucha gente le incomoda hablar una lengua extranjera por ese extraño temor que tenemos los españoles de hacer el ridículo cuando hablamos otra lengua. Sin embargo, la mejor manera de avanzar es perder esa vergüenza y lanzarse a hablar. Como les suelo decir a mis alumnos, hablar es como andar: las primeras veces te caes, luego das pasitos pequeños, luego andas bien y finalmente corres, pero lo importante es practicarlo. Personalmente considero un logro que chavales que empiezan el curso diciendo “ji” lo acaben diciendo “he”, o que olviden la famosa “e” inicial de palabras como por ejemplo, stop que mucha gente pronuncia estop. Pues bien, todos esos pequeños fallos de pronunciación se pueden corregir con el tiempo y la práctica.

Recuerdo que cuando era estudiante universitario solía ver películas en versión original, ya que me parecía una buena forma de aprender a pronunciar. Al principio no me enteraba de gran cosa, luego entendía cada vez más y al final era capaz de imitar el acento y la pronunciación de los actores. Lo que ocurre es que la mayoría de las películas que veía eran norteamericanas con lo cual yo adopté la pronunciación americana. (Con los años me he vuelto más europeo en este sentido y ahora abogo por el inglés británico, cosas de la edad). En mi época de estudiante no había dvd ni internet, con lo que teníamos que conformarnos con ver películas subtituladas en la televisión (siempre a altas horas de la madrugada) o comprar o alquilar películas en un videoclub. Pero claro, esas películas venían con los subtítulos incrustados, con lo que no se podían eliminar. Yo me las ingenié con una cartulina negra, con la cual tapaba la parte inferior de la pantalla del televisor y así podía ver la película sin subtítulos y entrenar bien el oído, que era de lo que se trataba. (hoy en día suena de lo más cutre, pero en los ochenta no había otra cosa).

Recuerdo que hubo una película en la que se me atrancó una palabra. Lo cierto es que no recuerdo qué película era, pero si me acuerdo del circo que monté para dar con la dichosa palabra. En un momento concreto de la película, uno de los protagonistas decía que tenía que viajar a senafei.

Inmediatamente, paré el vídeo, rebobine la cinta, volví a poner la escena y ahí estaba otra vez la palabrita. Senafei. Por un instante, estuve tentado de quitar el cartón y leer lo que aquella palabra significaba. Tan sólo tenía claro que era un lugar. Así que, me agencié un plano de Estados Unidos  para ver dónde estaba el dichoso lugar. La duda me asaltaba: ¿Cenafei? ¿Senafei? ¿Senna Fay?. Ni idea. Volví a escuchar la escena. Nada. Perdido en el mapa de Estados Unidos sin saber a dónde ir. Decidí seguir viendo la película para no perder el hilo del argumento (aunque a esas alturas estaba más pendiente de la palabra que de otra cosa) cuando de pronto me vino la inspiración: ¡Santa Fe! ¡Senafei es Santa Fe!. Así que rebobiné de nuevo la cinta, quité la cartulina negra y ¡tachán!: “La semana que viene viajo a Santa Fe”. Y es que, al cabo de repetir mentalmente la palabra, enseguida me dí cuenta y saqué mis conclusiones (recordemos que estaba aprendiendo inglés en un estadio en el que todavía no conocía los sonidos americanos del todo): el inglés americano no pronuncia la t intervocálica precedida de n. Así, por ejemplo, el número veinte en inglés británico suena (siempre en pronunciación figurada) tuenti, pero en americano suena tueni. Por tanto, Sena era Santa y la e final de Fe sonaba como ei. Aquello me pareció todo un logro, teniendo en cuenta que el inglés americano no se enseñaba en la facultad, sino que es una variedad que se aprende con el tiempo. Desde entonces descubrí cosas muy interesantes sobre esta variante, como por ejemplo que la t intervocálica suena como la “r” en la palabra “pera” en palabras como agua (uota en británico y uora en americano). Así que por fín pude terminar de ver la película, sólo para darme cuenta de que en la escena en la que el personaje llegaba a su destino, aparecía un cartel en primer plano: “Welcome to Santa Fe”.

Saludos y hasta dentro de dos semanas si les apetece.

9 mayo 2010 Posted by | Lengua | Deja un comentario

La embarazada avergonzada

Algunas veces he comentado en esta misma página que el poco conocimiento de una lengua puede dar lugar a equívocos cuanto menos curiosos. Es cierto que aprender un idioma no sólo se limita a la gramática, sino que también hay que hacer práctica oral y auditiva y saber vocabulario. De poco sirve saber como se construye una frase en cualquier lengua extranjera si no sabemos qué palabra es sujeto o cuál es el verbo. Y es en este campo, el del vocabulario, donde se producen las meteduras de pata más sonadas, sobre todo cuando intentamos improvisar pensando que la palabra que estamos diciendo, por su similitud con nuestra lengua, significa lo mismo.

La anécdota de hoy ocurrió hace unos años, en una reunión donde había gente de inglaterra. Ya saben, el típico caso donde todo el mundo, sepa o no inglés, intenta hablar para socializar un poco.  Resulta que una amiga mía estaba embarazada y decidió dar la buena nueva en aquella reunión. Lo que convirtió una situación normal en algo surrealista fue que, siendo una persona espontánea como era, no cayó en preguntar cómo se decía embarazada en inglés, sino que dedujo por su cuenta que tal palabra tenía que ser algo así como embarrassed, por aquello de que sonaba igual. Así, que en un arrebato de los suyos, se fue para el grupo de ingleses y le dijo con su sonrisa más ancha: “I’m embarrassed”. Ya se pueden imaginar la situación: alguien que se acerca a nosotros y nos dice sonriendo y feliz que está avergonzado. Acto seguido, los ingleses con una cara de no saber que estaba ocurriendo le preguntaron porqué. (Ellos solo dijeron “why”, pero supongo que la pregunta sería “¿por qué te ríes si estás pasando un mal rato?”). Y entonces mi amiga remató la faena con algo así como “porque voy a tener un niño”. Aquello debió de terminar de desconcertar a los invitados que supongo, podrían entender que una persona se sintiese avergonzada, (tal vez un embarazo no deseado, o vergüenza de dar la noticia) pero no les cuadraba que lo hiciese sonriendo y feliz. Alguno de ellos, con esa característica flema británica intentaban consolarla de su supuesta vergüenza, diciéndole que aquellas cosas pasaban, que lo pensara bien antes de decidir nada…

Servidor, que andaba por allí a la caza y captura de anécdotas aunque en aquel momento aún no lo supiera, no tuvo más remedio que acercarse al grupo y aclararlo todo, entre risas. Así que, después de dejar claro el significado de embarrassed y aprender que embarazada se dice pregnant, mi amiga quiso quedar bien y quitarse el sentido de ridículo que la invadía con lo que se acercó al grupo y les dijo “ahora si que puedo decir que estoy avergonzada”. (now I can tell you that I am embarrassed).

Han pasado muchos años desde aquello, pero aún lo recuerdo con mucho cariño, por eso he querido contárselo a ustedes.

Saludos y hasta dentro de dos semanas si les apetece.

25 abril 2010 Posted by | Lengua | Deja un comentario

El correo caracol

Es indudable que el inglés es una lengua que posee una gran capacidad para crear nuevos vocablos, especialmente en lo referente a las nuevas tecnologías e internet. Muchas de las palabras nuevas que han surgido en esta lengua provienen de la necesidad de nombrar términos que antes no existían, como por ejemplo, el ratón del ordenador, que se nombró así por la similitud con dicho animal. Otro caso es el de las palabras a las que se les ha añadido una e, verbigracia, e-commerce, e-learning o la archiconocida e-mail. La e procede de la palabra electronic, con lo que, cada vez que vemos o usamos uno de estos vocablos, nos estamos refiriendo a su correspondiente uso cibernético.

Algunos de estos neologismos han ocasionado cambios en palabras tradicionales. En el caso que nos ocupa hoy, la palabra e-mail (correo electrónico), el cambio se ha producido en la forma de nominar el correo tradicional.

Hasta la llegada de internet, al correo se le llamaba post en inglés británico y mail en inglés americano. Cuando surgió la necesidad de dar un nombre a esta nueva forma de comunicación, se optó por la denominación americana mail, añadiéndole la e de electronic.

Esto plantea una cuestión: si el correo electrónico se llama e-mail, ¿cómo se llama el correo tradicional?.

Hay varias formas de referirse a éste, pero personalmente, me quedo con la última por lo simpático.

Al correo de siempre, se le sigue llamando mail o post según el país en el que estemos, aunque también he observado que en algunos casos se usa la expresión surface mail (correo de superficie) que explica la manera en que se transmite, o la que como he indicado más arriba, es mi favorita: snail mail o s-mail que significa literalmente correo caracol, una referencia bastante ilustrativa e indica sobre todo la diferencia en la rapidez de transmisión del mensaje.

Por cierto, ahora que lo pienso, hace muchos años que no uso el correo tradicional para enviar una carta. Y es que las nuevas tecnologías nos cambian los hábitos sin apenas darnos cuenta.

Saludos y hasta dentro de dos semanas si les apetece.

11 abril 2010 Posted by | Lengua | Deja un comentario

Freir impuestos

Esta semana lo he tenido fácil a la hora de preparar el artículo. Lo cierto es que tenía preparado otro distinto al que van a leer hoy, pero me llamó tanto la atención lo que he visto esta mañana en la prensa local que me he dicho: “me lo han puesto en bandeja”. Así que lo siento, no puedo resistirme a comentarlo, dejando claro, como suelo hacer para evitar herir  a nadie, que mi única intención en esta columna es comentar aquellos aspectos de la lengua inglesa que resultan anecdóticos, curiosos o chocantes. Por tanto, que nadie se moleste sobre mi comentario de hoy y si es así, pido disculpas por anticipado.

El caso es que, en la prensa local aparecía un artículo que anunciaba la instauración en nuestra ciudad de una franquicia de tiendas libres de impuestos, las conocidas como “tax free”. Por lo visto, esta tienda es una versión terrestre de las tiendas que vemos en los ferries y que venden productos a precios asequibles. Personalmente me parece bien que existan estos tipos de establecimientos donde podemos ahorrarnos unos céntimos en estos tiempos de crisis, pero cuando vi el artículo, enseguida detecté un error tipográfico al cual no encuentro explicación. El susodicho error es que han escrito el nombre de la franquicia como “tax fry” en lugar de “tax free”.  Lo primero que pensé fue que se trataba de una adaptación al castellano de la expresión, pero enseguida deduje que no podía ser así, puesto que si hubiesen querido reflejar la pronunciación habrían escrito tax fri o frii que es lo más parecido al sonido inglés. Luego pensé que quizás sí habían querido poner fri pero tal vez pensaron que escribiéndolo con y sonaría “más inglés”. El caso es que nada tiene que ver una palabra con la otra. Free (pronunciado más o menos frii con sonido de i larga) significa gratis o libre, lo cual aplicado a la expresión tax free da su verdadero significado “libre de impuestos”. Sin embargo, la palabra fry (pronunciada como “frai”) no significa otra cosa que freir. Por tanto, la hipótesis fonética quedaba descartada.

Luego pensé que tal vez querían jugar con el verbo freir y con la palabra impuestos, dando a entender que en esos establecimientos los impuestos están fritos, es decir, no existen. Pero esa teoría tampoco me cuadraba. Así que, después de darle vueltas durante todo el día, he llegado a la conclusión de que ha sido otro de esos errores que se cometen y que nadie corrige antes de ser presentado al público en general. En fín, ahí queda la anécdota de esta semana. Si tienen interés en el artículo, les adjunto el vínculo. Ojalá les vaya bien con esta nueva franquicia y espero que algún día salgamos de dudas con respecto a esa errata.

http://www.elpueblodeceuta.es/201003/20100328/201003284101.html

Saludos y hasta dentro de dos semanas si les apetece.

28 marzo 2010 Posted by | Lengua | Deja un comentario

OK

Poca es la gente que conozco que no haya usado esta conocida expresión alguna vez en su vida para expresar que todo va bien, que uno está de acuerdo con algo, o simplemente para, en el caso de la comunicación via mensajes de móvil, indicar que el mensaje ha sido recibido. Pero, ¿saben ustedes de dónde proviene la expresión?. Lo cierto es que, hasta donde yo sé, tiene un origen incierto, ya que existen varias teorías sobre su procedencia. Recuerdo que durante mis estudios universitarios el profesor de Historia de la Lengua Inglesa nos contó algunas de estas hipótesis que hoy me apetece compartir con ustedes.

Unos atribuyen el origen de esta expresión a Ricardo I al que llamaban  “Le Roi Oc-et-Non” (el rey si-y-no). En occitano, la palabra “si” es “oc”. Al llegar al inglés, la palabra se adaptó a ok puesto que la letra c final no tiene el sonido de la k.

Otras teorías dicen que proviene de la tribu Choctaw, en cuya lengua la palabra okee significa que todo está bien.

Otra hipótesis curiosa es que proviene de las siglas de Otto Kaiser, jefe del control de calidad de la Ford Motors, ya que esté firmaba los vehículos que pasaban el control con sus siglas.

Según otros estudiosos del lenguaje, puede provenir del francés au quai (al muelle). Esto se debe, según esta teoría, a que en las plantaciones de algodón de los estados del sur donde se hablaba francés, cuando las balas de algodón estaban listas para ser facturadas, se escribía esa palabra. Al abreviarla se transcribió como ok.

La más curiosa es la que dice que proviene de una catalogación de madera. La madera más fina era la de roble que en inglés se dice oak y la clasificación era A (algo así como nuestro sobresaliente). Al pronunciar la palabra suena como ouk-ei, algo parecido al ok.

La guerra de secesión americana también tiene su protagonismo como supuesto origen de esta palabra.  Según esta teoría, cuando no se producía ninguna baja, escribían en una pizarra 0k abreviatura de 0 killed (cero muertos).

También está la conjetura de que proviene de la moda que empezó el periódico Boston Morning Post de poner iniciales y en paréntesis el significado. El 23 de Marzo de 1839 apareció la palabra OK como abreviatura mal escrita de “all correct”. No se sabe a ciencia cierta cual de estas teorías puede ser la que realmente originó esta conocida expresión, pero muchos estudiosos de la lengua coinciden en que la primera constancia por escrito es la del  periódico.

Y existen muchas más, así que les invito a que investiguen un poco si les apetece y descubrirán verdaderas curiosidades en torno a esta curiosa expresión.

Saludos y hasta dentro de dos semanas si les apetece.

15 marzo 2010 Posted by | Lengua | Deja un comentario

Sobre cerdos y otros animales

A menudo recuerdo una asignatura que cursé durante la carrera, Historia de la Lengua Inglesa. He de confesar que dicha asignatura ha sido la que, 20 años después de terminar mis estudios universitarios, me ha inspirado en cierto modo para escribir esta columna, no desde el punto de vista del rigor científico de la lengua, sino desde lo que yo llamo –permítanme el neologismo – intralengua, es decir, lo que está ahí pero no se ve, lo que dota al lenguaje de una belleza extraordinaria y lo convierte en algo más que una simple herramienta de comunicación. Recuerdo que esa asignatura me gustaba sobre todo porque estaba cargada de curiosidades como las que les suelo contar. Y una de esas curiosidades es la que les voy a regalar hoy. Esta está relacionada con la razón por la que algunos animales tienen una doble denominación en inglés.

Todo tiene que ver con la invasión normanda de Inglaterra durante el año 1066, la cual trajo consigo un cambio importante en todos los aspectos, sociales, políticos y lógicamente también a nivel linguistico, dando lugar al periodo  conocido por los lingüistas como Middle English. Durante este periodo, el francés se convirtió en la lengua oficial, es decir la que se usaba en la corte y en la política. También se empezó a enseñar en las escuelas, de forma que el inglés quedó relegado a mera lengua secundaria, siendo el francés la lengua de “prestigio”. Lógicamente, la invasión normanda supuso un gran cambio en todos los aspectos de la vida, y con este cambio aparecieron nuevos términos de origen francés que se incorporaron al vocabulario. Se dice que entre 1100 a 1400 el inglés se enriqueció con unos diez mil vocablos de origen francés. Pues bien, durante esta época el inglés no desapareció sino que quedo relegado a las clases consideradas bajas: gente iletrada y trabajadores en general.

Esto ocasionó que durante este periodo hubiese palabras con doble denominación: la francesa, entendida como la culta y la inglesa, la vulgar. Así llegamos al título del artículo: el cerdo, como animal vivo de granja se llamaba pig porque el granjero hablaba inglés, mientras que al sacrificarlo y servirlo entre gente de la corte le llamaban pork, denominación que derivaba del francés porc. Y lo mismo ocurre con otros animales: deer-venison o  calf-veal por ejemplo. Y esa es la razón por la que, cuando el animal está vivo se llama de una forma y la carne que se consume se denomina de otra.Pero no sólo se limitó a los animales, como es de suponer. Hoy en día hay muchos sinónimos que proceden del francés: ask-demand, happines-felicity,help-aid,win-conquer y un largo etcétera.

Y es que las lenguas, al igual que las personas, a veces se enriquecen mutuamente.

Saludos y hasta dentro de dos semanas si les apetece.

28 febrero 2010 Posted by | Lengua | Deja un comentario

Patatas y fútbol

A pesar de lo sugerente que pueda resultar el título del artículo de esta semana, hoy no les voy a hablar de algo que a la mayoría de la gente le resulta familiar: un domingo de fútbol con patatas fritas y lo que se tercie. Hoy les voy a contar algo sobre las variedades del inglés, concretamente la británica y la norteamericana.

De todos es sabido que cualquier lengua tiene su estándar, es decir, la forma correcta de expresarse tanto oral como por escrito y además infinidad de variaciones de tipo regional, nacional o continental. Así pues, aunque todos los hablantes del inglés se entienden entre sí, no es lo mismo escuchar a un británico que a  un australiano o a un tejano. Y no me refiero únicamente al acento, si no a la diferencia de vocabulario y expresiones. Normalmente, cuando le explico a los alumnos la diferencia entre el inglés de Reino Unido y el de Estados Unidos, amén de las diferencias fonéticas, les hablo de las diferencias de vocabulario y les pongo el ejemplo del español de nuestro país y el sudamericano, alegando que cuando escuchamos a alguien hablar sabemos si es español o mejicano, por poner un ejemplo. Y no sólo por el acento, sino por el uso de palabras, tales como  manejar en vez de conducir o platicar en lugar de hablar. Pues bien, esa diferencia existe en cualquier variedad de cualquier lengua y esto hace que a veces, la mayoría de ellas por desconocimiento, no sepamos porqué un día escuchamos una palabra con un significado y otro día el significado se dice de otra forma. Eso es debido a que tal vez, la primera vez que aprendemos esa palabra aprendemos su variedad americana y luego la vemos escrita en su variedad británica. Se me ocurren infinidad de ejemplos, pero valga uno para no confeccionar una lista inacabable: la palabra correo, se dice en inglés británico post y en inglés americano mail. Y esta es la palabra que se ha adaptado a las nuevas tecnologías y se ha convertido en estándar de internet, añadiéndole la e de electronic. A todos nos suena la palabra e-mail pero resultaría raro que alguien dijese e-post, aunque no descabellado. Esto es debido a que la mayoría de las palabras relacionadas con la tecnología provienen de Estados Unidos.

Una de las diferencias que suelen causar confusión entre los estudiantes de inglés es la diferencia entre patatas fritas de paquete y patatas fritas cortadas y fritas en una sarten. Pues bien, los americanos les llaman a las primeras chips y a las segundas french fries, mientras que los británicos les llaman crisps a las primeras y chips a las segundas. Así, si pedimos chips en Nueva York, por ejemplo, nos darán patatas fritas de sobre, mientras que en Londres, nos darán patatas fritas como las que se sirven de guarnición. Lo mismo ocurre con el deporte que da título al artículo. Los americanos le llaman football a su deporte (el de los cascos y hombreras) y al europeo soccer, mientras que los británicos le llaman football al europeo y american football al americano. Otra cosa es que, por influencia del inglés americano, se le llame cada vez más soccer en lugar de football.

Así que ya lo saben, la próxima vez que vean una palabra que significa lo mismo pero se dice de otra forma, piensen en que quizás provenga de una u otra parte del océano.

En fín, les dejo que va a empezar el football y tengo que llenar el cuenco de crisps.

Saludos y hasta dentro de dos semanas si les apetece.

14 febrero 2010 Posted by | Lengua | Deja un comentario

El significado de @

Hace un tiempo me preguntó un alumno cómo se decía arroba en inglés, en referencia al símbolo tipográfico que se incluye en las direcciones de correo electrónico. Yo le contesté que en inglés se dice “at sign.” Aquella pregunta me llevó a divagar un poco en clase y contarles a los alumnos algo sobre dicho símbolo que hoy me gustaría compartir con ustedes.

El símbolo @ se usa en español para representar la arroba, que es una medida equivalente a 11,5 kilos. Ya en escritos del siglo XV aparecía como indicador de dicha medida, teniendo su origen en la palabra árabe ar-rub que significa la cuarta parte. Es por eso por lo que en español se le conoce como arroba.

En cuanto a la lengua inglesa se refiere, su significado original era at the rate of  y se usaba para indicar el precio unitario: 2 items @ 5 $= 10$ . Por eso en inglés se le conoce como at sign, aunque su nombre es commercial at.

El primer uso informático del símbolo @ tuvo lugar en 1971 y fue Ray Tomlinson quién lo usó para separar el nombre del usuario del dominio en los  primeros correos electrónicos, y así es como se ha popularizado en nuestros días.

Por esa razón, las direcciones de correo llevan el formato usuario@dominio.com, para indicar que el usuario se encuentra en tal dominio, y al dictarle a alguien la dirección de correo electrónico,  dicho símbolo se dice at.

Hoy en día se está generalizando el uso del símbolo tipográfico para indicar la preposición at, de manera que se pueden ver escritos en los que pone, por ejemplo, “C u @ the cinema”.

En español, se pretende usar el símbolo para indicar el neutro, en casos como, verbigracia, compañer@s. En este caso, la diferencia con el inglés es que en español, la palabra compañer@s es difícil de pronunciar, mientras que en inglés, el hablante reconoce el símbolo @ como la preposición at.

Y puestos a contar curiosidades, aunque esta no tenga que ver del todo con el inglés, les dejo la forma de decir este simpático símbolo en varias lenguas:

En francés se le llama escargot, en alemán affenschwanz, en noruego kanel-bolle, en turco gül, en ruso sobachka, en japonés atto maaku, en italiano chiócciola y para no hacer la lista interminable, en hebreo shablul.

Saludos y hasta dentro dos semanas si les apetece.

31 enero 2010 Posted by | Lengua | Deja un comentario